Los Cabos, capital turística de playa en Baja California Sur

HISTORIA GENERAL DE BAJA CALIFORNIA SUR

by A V I A D A BCS , at 14:38:00

HISTORIA GENERAL

BAJA CALIFORNIA SUR

Imágenes del artículo "Las fuentes documentales para la historia de Baja California" son abundantes más allá de las expectativas, y los historiadores que se han ocupado de ellos estarán de acuerdo con esta afirmación.
Un ejemplo de ello, durante la última década una serie de especialistas han preparado ediciones de varios documentales relacionados con la historia de la Península.

La obra del historiador Miguel León-Portilla revela el pensamiento de los antiguos mexicanos e inaugura un estilo muy personal de acercamiento a los textos. Defiende la autonomía de los pueblos indígenas y recoge poemas en sus lenguas(México, 1926)

Historiador y antropólogo mexicano. Estudió en la Universidad de Loyola, en Los Ángeles, California, donde obtuvo un grado en artes en 1951.

En 1956 recibió el doctorado en filosofía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Entre 1955 y 1963 desempeñó los cargos de subdirector y director del Instituto Nacional Indigenista Interamericano. Desde 1963 y durante más de una década fue director del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM y entre 1974 y 1975 fue nombrado cronista de la Ciudad de México. En 1995 ingresó a la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos en el área especial de antropología e historia.

Como antropólogo, historiador, filólogo y filósofo, León Portilla centró su interés en los pueblos del México prehispánico. Su vasta obra recoge y estudia las creencias, las tradiciones y el pensamiento de estas culturas. Entre sus libros más importantes cabe destacar La filosofía náhuatl (1956), La visión de los vencidos (1959), Los antiguos mexicanos a través de sus crónicas y cantares (1961), El reverso de la Conquista (1964), Trece poetas del mundo azteca(1967), Nezahualcóyotl. Poesía y pensamiento (1972), Literaturas indígenas de México (1992) y Quince poetas del mundo náhuatl (1994).

1911
FUERZAS VIVAS EN ACTO CÍVICO
San Jose del Cabo, Baja California Sur

Hugo Cervantes del Río 
GOBERNADOR
 DEL TERRITORIO DE
BAJA CALIFORNIA SUR

EL ARCHIVO HISTÓRICO de BAJA CALIFORNIA SUR:
SUS ANTECEDENTES Y LA CREACIÓN RECIENTE

Por Miguel León-Portilla de la Universidad Nacional Autónoma de México

Imágenes del artículo Las fuentes documentales para la historia de Baja California son abundantes más allá de las expectativas, y los historiadores que se han ocupado de ellos estará de acuerdo con esta afirmación. 


Como un ejemplo de ello, durante la última década una serie de especialistas han preparado ediciones de varios documentales relacionados con la historia de la Península.




MISION JESUITA SANTA ROSALIA DE MULEGE
Algunos ejemplos de estos se pueden mencionar: el padre Ernest J. Burrus, SJ, entre otras cosas, ha publicado varios volúmenes de transcripciones en relación con los primeros años de las misiones jesuíticas, se ocupa especialmente de las actividades de los padres Eusebio Francisco Kino, Francisco María Piccolo, y Wenceslao Linck. 


El Dr. Michael W. Mathes ha editado cuatro volúmenes de documentos relacionados con los viajes, las exploraciones y las demarcaciones comerciales a lo largo de las costas de las Californias durante los siglos 16 y 17, y su investigación, principalmente en el Archivo General de Indias en Sevilla, le ha llevado a preparar cuatro volúmenes adicionales que se publicará pronto.

En el Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México, una nueva serie, "Testimonios sudcalifornianos", se ha iniciado, con tres documentos en relación con el establecimiento de la misión de los jesuitas en La Paz. 

Y, por último, otro ejemplo que se ofrece es por la "Baja California Viajes Series", que contiene, en la actualidad, veinte y tres volúmenes y se encuentra bajo la dirección general de Edwin Carpenter y Dawson Glen en Los Ángeles. 

Es de conocimiento común que hay muchos archivos, repositorios y bibliotecas que conservan esta riqueza de los documentos, y un gran número de historiadores se han consultado a algunos de ellos durante el último siglo o así. 

Ulises Urbano Lassépas, Hubert H. Bancroft, Manuel Orozco y Berra, Herbert E. Bolton, Henry R. Wagner, Engelhardt Zephyrin, Constantino Bayle, Peter Masten Dunne, Decorme Gerardo, Jorge Flores, Alvaro del Portillo, Meigs Peveril, SF Cook, Ellen C. Barret, Pablo L. Martínez, Roberto Ramos, Peter Gerhard, y Aschmann Homero, así como Burro y Mathes, merecen una mención especial en este sentido, y otros, también deben ser incluidos si fuéramos a una lista de todos los interesados con este asunto.

De hecho, tan ricos son Baja California fuentes en los repositorios de diversos puntos de México, España, Estados Unidos, Francia, el Vaticano, Italia y otros países que a menudo se puede decir que durante muchos años había, fuera de la Península, más archivos de los documentos relativos a su historia que había seres humanos en toda su extensión geográfica.

Al mismo tiempo, era casi desconocido que los materiales también existe en Baja California que a la larga permitiría la organización de los archivos históricos hay.

Estaba claro que los Gobiernos del Estado moderno y del Territorio Federal, así como los municipios en el norte y las Delegaciones en el sur, tenían sus propios archivos.

Sin embargo, podría suponer? Y es así que en la mayoría de los casos? Que estos documentos se refieren principalmente a la administración pública y otros eventos durante las últimas décadas, mientras que sobre las antiguas misiones sabíamos que, con sólo dos excepciones, ninguno de los registros antiguos sobrevivió en la Península.

Comiendo Almejas
dibujo de John Rosse Browne 

1868 
Es, por tanto, de mayor interés para el informe de la creación de lo que ha sido designado oficialmente como el Archivo Histórico de Baja California Sur, cuya inauguración tuvo lugar en el edificio de La Casa de la Cultura en La Paz, el 9 de mayo de 1969, por el Lic.. Hugo Cervantes del Río, el entonces Gobernador del Territorio. Quisiera ahora recordar brevemente para usted las circunstancias que hicieron posible la creación del Archivo Histórico.

Después de que algo va a decir de los documentos que se conservan allí y sobre los orígenes y vicisitudes de estos materiales, que son tan básicos para la historia de la Península. En un viaje que hice a La Paz a finales de 1968, por invitación del Gobierno del Territorio, le pregunté acerca de los archivos existentes en esa ciudad. Gracias a la ayuda proporcionada por el Director de Acción Social en el territorio, el profesor Armando Trasviña Taylor, tuve la oportunidad de visitar el lugar donde numerosos haces de documentos antiguos se mantuvieron.

Estos documentos fueron alojados inicialmente en los viejos archivos del Gobierno del Territorio, y en el antiguo municipio de La Paz. Cuando el nuevo Palacio Federal fue construido, estos documentos habían sido trasladados a un anexo de la Cárcel Pública. Un examen superficial, hecha con la ayuda de algunos empleados del Departamento de Acción Social, me permitió ver que aquí se encuentran documentos importantes relacionados con la historia de la península durante el siglo 19, y, en menor medida, en los últimos años de la del siglo 18.


Como Director del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México, expresó al Gobernador del Territorio, Lic.. Cervantes del Río, la importancia de organizar y clasificar estos materiales, y de depositarlos en un lugar más apropiado.


Estoy feliz de decir que su reacción a esta propuesta más favorable. Dos miembros del Instituto de Investigaciones Históricas, Profesor Guadalupe Pérez San Vicente y Beatriz Arteaga, luego viajó a La Paz para colaborar en el proyecto.
Como resultado de su trabajo y del trabajo del personal del Departamento de Acción Social, los paquetes de documentos fueron depositados finalmente en el primer piso de La Casa de la Cultura y una organización previa de los archivos también comenzó a llevarse a cabo . 
Los documentos fueron distribuidos en las secciones o ramas, tales como Justicia, Economía y Gobierno, con una serie de subdivisiones, tales como Municipalidad, Educación, Agricultura, Pesca, Comercio, y así sucesivamente. Un sistema de catalogación se estableció como base para los índices auxiliares: geográfico, cronológico, onomástico y temático.

El personal que se hizo cargo del Archivo Histórico de Baja California Sur se unieron en su trabajo por los alumnos de la Escuela Normal, que fueron entrenados en los métodos y técnicas de organización de archivos. Desde la inauguración de este archivo el 9 de mayo de 1969, hasta el día de hoy, su personal, junto con su director, la señorita Virginia Acuña, han continuado sus esfuerzos para lograr una clasificación completa y preparar los índices de los documentos. 
Antes de ofrecer una muestra de la importancia de la documentación, me voy a referir a sus orígenes y las vicisitudes que sufrió durante el siglo 19, que servirá como una breve reseña de la historia del Archivo Histórico.



Misión de San Javier Loreto BCSmx Fotografía de Kirt Edblom 

Hasta 1830, no existía concentración de los documentos en La Paz, ni existe ningún depósito que pueda ser comparado a los archivos. Las razones de esta situación de ofrecer una explicación fácil. Es bien sabido que la región y el puerto de La Paz fueron visitados y explorados en muchas ocasiones durante los siglos 16 y 17, sin embargo, durante todo este tiempo, no hay fundamento permanente fue establecida allí.

Nativos dibujo de John Rosse Browne 1868 

No fue sino hasta 1720, gracias a los jesuitas Jaime Bravo y Juan de Ugarte, que la misión de Nuestra Señora del Pilar da La Paz fue fundada, pero la misión fue de corta duración, y debido al gran levantamiento indígena fue abandonada en 1734 . Después del final de la rebelión, la misión fue restablecida, pero sólo por unos pocos años. La Paz fue abandonado de nuevo en 1748 y los pocos indios que vivían allí fueron trasladados a la misión de Todos Santos, en la costa del Pacífico.

Quedaban sólo unos pocos edificios, que se utiliza como almacenes, para el puerto sigue siendo la salida de los productos de las minas de Santa Ana y de la cercana San Antonio. En 1811, La Paz recibió como residentes permanentes del soldado Juan José Espinosa, junto con su familia. Espinosa había recibido órdenes de vigilar la llegada de los barcos en el puerto.

Sin embargo, el antecedente más cercano de la moderna ciudad de La Paz se encuentra en el año siguiente, cuando, alrededor de 1823, un mayor número de personas que comenzaron a establecerse allí y pidió a las autoridades del Territorio para otorgar tierras para hogares y pequeñas huertas. 
Una desgracia que ocurrió en 1829 en la ciudad de Loreto, la capital de toda la península, marcó el inicio de cambios importantes en La Paz. Una inundación fuerte desde el arroyo cerca de Loreto salieron de la ciudad en ruinas y lo que se decidió trasladar la sede del gobierno hasta el puerto de La Paz.

La Paz, B. C.Sur 1868, dibujo de John Rosse Browne 
En ese momento, los oficiales llevaban consigo todo lo que había sobrevivido a los documentos en los archivos de Loreto y de estos documentos constituye el núcleo original de los archivos por primera vez en La Paz. A estos se sumaron los pocos periódicos del municipio de La Paz. Este último había estado funcionando desde hace algunos años, aunque todavía sujetos a la Municipalidad de San Antonio. 7 No hay que imaginar, sin embargo, que los documentos traídos de Loreto fueron especialmente abundantes, para los archivos Loreto había sufrido pérdidas desde los primeros tiempos.

Los documentos que los jesuitas debieron haber mantenido había disminuido desde el momento de su expulsión a principios de 1768 y muchos fueron destituidos por el visitador don José de Gálvez. También se podría suponer que los franciscanos y dominicos que sucesivamente se hizo cargo de las misiones hizo uso, con objetivos diferentes, algunos de los documentos de Loreto.

Por último, se sabe que en 1822 el lugar fue saqueado por las fuerzas que llegaron a bordo del Araucano , un barco que llevaba la bandera chilena, en esta última ocasión las pérdidas sufridas por los archivos aumentado considerablemente. 
William Walker 
En cualquier caso, algunos documentos importantes fueron trasladados a La Paz, cuando la capital se estableció allí en 1830 y vale la pena mencionar aquí que, en lo que hoy son el Archivo Histórico se conservan cartas de nuevo, firmado en Todos Santos y San José del Cabo, que precisamente se refieren al ataque de los araucanos y por otro buque chileno, la Independencia .



Los documentos traídos de Loreto, junto con los de la Municipalidad de La Paz, comenzaron a organizarse y clasificarse por primera vez durante la administración del Lic.. Luis del Castillo Negrete, el gobernador del Territorio 1837 a 1842. 



Con el tiempo estos documentos? algunos que datan del siglo 18 y otros de los primeros años del México independiente? fueron aumentados por otros relacionados con la administración pública y temas diversos.

Sin embargo, nuevas desgracias iban a acontecer en los archivos recién nacidos. En 1847, durante la invasión norteamericana, la ciudad de La Paz cayó en manos de las fuerzas de Estados Unidos y una batalla de cierta importancia se libró allí. Fue entonces, como se dijo, dos años después por el coronel Rafael Espinosa, gobernador del territorio, "... Que los archivos de las administraciones locales se entregaron a mí, incompleta y desorganizada debido a las perturbaciones sufridas por el territorio durante la invasión estadounidense . .. " 9 Sin embargo, aunque el gobernador Espinosa se ​​interesó en poner en orden de nuevo los archivos del gobierno, se trataba de pronto en el punto de perderse, esta vez ambos total y definitivamente.


General Amado Aguirre Santiago 
Vida de ciudad dibujo de John Rosse Browne 1868

En 1853, mientras que Espinosa era todavía gobernador, William Walker pronto tomó el puerto de La Paz. Este aventurero, que se proclamó Presidente de la República de Baja California, mostró cierto interés en los archivos de la región.



Tal vez le llamó la atención primero cuando vio a algunos de sus hombres de fabricación de cartuchos con las hojas de los folios de edad, en cualquier caso, ordenó que todos los documentos para ser inmediatamente llevado a bordo de su barco, el Caroline . 

Esto es apoyado por varios testigos, entre ellos uno de los filibusteros, quien, refiriéndose a los acontecimientos del día, señala que "aquí nos quedamos hasta el domingo día 6, cuando el Presidente determine para mover la sede del Gobierno de San Lucas. De acuerdo que reembarcó, llevando con nosotros ex gobernador Espinosa y los documentos públicos. " Los acontecimientos que se produjeron después de esto son dignos de una historia de aventuras.



Antes de abandonar el puerto, Walker también se llevaron cautivos a Rebolledo Juan, que acababa de llegar a tomar el relevo de Espinosa como gobernador. Así, con los dos gobernadores y los documentos públicos a bordo, Walker zarpó de Cabo San Lucas, desde donde continúa en una dirección norte hasta llegar a Ensenada. En febrero de 1854, decidió establecer la capital de su "República" en el sitio de la antigua misión de San Vicente. Allí se vio obligado a entrar en conflicto con los grupos armados de los mexicanos.

Mientras tanto, los dos gobernadores, quienes, junto con los archivos, se habían quedado prisioneros en la Carolina , logró convencer al capitán del barco que, para sorpresa de los Walker, zarpó con su barco. Poco después, Espinosa y Rebolledo aterrizó en La Paz, y con ellos volvió a aparecer los archivos lamentablemente maltratadas. Al parecer, se prestaba poca atención a estos documentos durante un largo periodo de tiempo.

Urbano Lassépas Ulises, encargado por el gobierno mexicano para estudiar los problemas de la colonización de Baja California en 1858, visitó la península y fue capaz de informe: Los archivos han sido tratados con una indiferencia culpable por las autoridades encargadas de su preservación. 


El trastorno se encuentran en muy traiciona a la incompetencia de los administradores. Los archivos del gobierno se organizaron en parte en un primer momento bajo la administración del Lic.. Luis del Castillo Negrete.


Y lo mismo se intentó más tarde al mando del coronel Rafael Espinosa. Sin embargo, dos acontecimientos, el primero predecible? La guerra con los Estados Unidos de Norteamérica? Y el segundo, imprevistos? La aparición de Walker en 1853? Borrar todos los rastros de los trabajos preliminares. . . Los archivos contienen toda la correspondencia de los virreyes, gobernadores, audiencias y los jefes de las misiones de 1768 a 1830, cuando la capital de la península fue trasladado a La Paz. Ahí está la historia de la administración en fragmentos, en pedazos. . .



Los acontecimientos más destacados en la historia de la Península se encuentran en los fugitivos y las hojas de color amarillento. Un examen escrupuloso e inteligente de ellos revelan la mayoría de los materiales valiosos. . . Por desgracia, con una excepción, nadie se molestó en llevar a cabo "un examen escrupuloso e inteligente" de los documentos.


La excepción fue don Adrián Valadés, que, a finales del siglo 19, preparado varias notas históricas basadas en documentos de los archivos de La Paz. Sin embargo, mientras que prácticamente nadie se preocupaba por estos documentos antiguos, al menos en un caso no menos documentos fueron retirados durante el último siglo. 

Como prueba, el caso se puede citar: Varias comunicaciones oficiales del capitán Manuel Pineda, escrita en el momento de la invasión de Estados Unidos, fueron adquiridos más tarde por Hubert Howe Bancroft, y hoy se conservan en la biblioteca de Berkeley, que lleva el nombre de este historiador . Pasaron muchos años antes de que nadie se interesó en la reorganización y el uso, con fines históricos, el resto de los documentos en La Paz.

Al general Amado Aguirre, gobernador del territorio entre 1927 y 1929, se debe el mérito de haber dado cuenta de nuevo la importancia de lo que entonces era conocido como el Archivo del Gobierno del Distrito Sur. Por su resolución de un gran número de documentos fueron compilados y publicados, en La Paz, en 1928, bajo el título Contribución para La Historia de Baja California . Como ya se dijo, los documentos de los archivos del Gobierno del Territorio y de la Municipalidad de La Paz fueron depositados hace varios años en un anexo de la cárcel pública, cuando el nuevo palacio fue construido Federal

Afortunadamente, todos estos documentos fueron trasladados a La Casa de la Cultura, donde, el 9 de mayo de 1969, el Archivo Histórico de Baja California Sur se inauguró.

Vale la pena repetir que esta documentación no es sólo de interés para el estudio del pasado del territorio, sino también para la historia del Estado de Baja California. Para las dos partes de la península en un tiempo constituyeron una sola entidad, con su capital en La Paz, y no fue hasta 1888 que los distritos separados del Norte y del Sur fueron creados.

No es posible intentar aquí una descripción de los materiales históricos ahora en el proceso de clasificación, sin embargo, un documento que se reproduce aquí que demuestra la importancia de la colección. Tratar con la adhesión de Baja California a la República Mexicana Federal en 1824, este documento, escrito en dos hojas, se firmó en lo que todavía era conocido como el "Presidio de Loreto, capital de la provincia," el 16 de agosto de 1824.

A la cabeza, en una mano diferente a la del texto: [Traducción de Inglés del documento] [Transcripción en español del documento] Con la transcripción de este texto significativo y la reimpresión de la Ley en el original en español [justo encima], llego a la conclusión de estas notas sobre los antecedentes y la reciente creación del Archivo Histórico de La Paz.


NOTAS
Archivo Histórico de Baja California Sur 1. . Ernest J. Burrus, ed, Kino informes a la Sede (Roma: Instituto Histórico Jesuita, 1954), Kino Escribá una Duquesa (Madrid: José Porrúa Turanzas, 1958). Ernest J. Burrus, ed, Francisco Ma.. Piccolo, Informe del Estado de la Nueva Cristiandad de California de 1702, y Otros Documentos , Colección Chimalistac (Madrid, Ediciones José Porrúa Turanzas, 1962). Diario de Wenceslao Linck de su 1766 Expedición al Norte de Baja California , traducido al Inglés, editado y anotado por FJ Burrus, SD, Baja California Viajes de la serie: 5 (Los Angeles: Tienda de Dawson Libro, 1966). Informes Wenceslao Linck y Letras, 1762-1778 , traducido al Inglés, editado y anotado por Burros EJ, SJ, Baja California Viajes Series : 9 (Los Angeles: Tienda de Dawson Libro, 1967). 2. Michael W. Mathes, ed,. Californiana I, Documentos Para La Historia de la demarcación comercial de California de, 1582-1632 , 2 vols, Colección Chimalistac (Madrid: Ediciones José Porrúa Turanzas, 1965).. W. Michael Mathes, ed,. Californiana II, Documentos Para La Historia de la Explotacion comercial de California, 1611-1679 , 2 vols, Colección Chimalistac (Madrid: Ediciones José Porrúa Turanzas, 1970-1971).. 3. Miguel León-Portilla, ed,. Testimonios sudcalifornianos, Nueva Entrada y Establecimiento en el Puerto de La Paz (la cuenta de Jaime Bravo, Carta de Juan de Ugarte, y el diario de Clemente Guillén), (México: Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional , 1970). 4. Edwin Carpenter y Glen Dawson, el general eds., Baja California Viajes de la serie , 23 vols. ya publicados, con los textos traducidos al Inglés, introducción y notas al pie por diferentes investigadores (Los Angeles: Tienda de Dawson Libro, 19651971).



Misión Santa Rosalía de Mulege, B.C. Sur 

En la misión en la actual parroquia de Santa Rosalía de Mulegé se conservan de la primera parte de un libro de la misión; registro de un entierro de San Borja (1762-1768).
José de Gálvez 

Un libro de bautismos de San Ignacio (1743-1836), fragmentos de la pila bautismal . Registro de la Purísima (1757-1803), y el entierro de registro de la misma misión (1757-1808) 

En la iglesia parroquial de La Paz, en el archivo adjunto pequeños, son un registro de matrimonio de S. Ignacio (1748 - 1840), un libro de bautismos de San Borja (1762-1827),. y un registro del entierro de Santa Gertrudis (1752 a 1816) 

Más información sobre los libros de la misión de estos y otros prestados por Peter Gerhard, "Misiones de Baja California", Historia Mexicana , El Colegio de México, vol. III, abril-junio, 1954, 600-605. 6. Estos datos son de las notas de "La Fundación de la cuidad de La Paz", escrito en 1893 por un antiguo residente del lugar, Adrián Valadés. Esto ha sido publicado bajo el título de Temas Históricos de la Baja California (México: Editorial Jus, 1963), pp 116-124. 7. 

Lo anterior Adrián Valadés afirma que hacia el final del siglo pasado que encontró en los archivos de la Municipalidad de La Paz, algunos de los documentos anteriores a la fecha del establecimiento de la capital de Baja California no en 1830. Ibid ., p. 154. 8. Esta información es proporcionada por Ulises Urbano Lassépas que, algún tiempo después, se convirtió en un interés personal en la documentación. 

Ver: Lassépas, Historia de la colonización de la Baja California, Primer Memorial (México:. Ed Vicente García Torres, 1859), p. 116. 9. Rafael Espinosa, "Sobre las Disposiciones Que instituyeron la Diputación Territorial de 1849", en Contribución Para La Historia de la Baja California (La Paz, 1928), p. 61. 10. Arthur Woodward, ed,. La República de Baja California, 1853-1854, en las palabras de sus documentos de Estado, testigos, periodistas y Contemporáneo (Los Ángeles: Tienda de Dawson Libro, 1966), p. 25. 11. Lassépas, Historia de la colonización de la Baja California , pp 116-117. 

En esta colección de 83 documentos se incluyen, todas ellas de importancia de primer orden para la historia de la Península. Uno de los antropólogos más importante de México, Miguel León-Portilla 's estudios de la cultura náhuatl, le han valido el reconocimiento internacional. Tres de sus libros han sido traducidos al Inglés. Las más conocidas son Las lanzas rotas: La cuenta de los aztecas de la conquista de México (Boston, 1962), y el pensamiento y la cultura azteca: Un estudio de la mente antigua náhuatl (Norman, 1963). El doctor León-Portilla es actualmente Director del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México. 

EL INICIO DE LA COLONIZACIÓN SECULAR EN BAJA CALIFORNIA
Traducido por Anita Alvarez de Williams
Colonización secular en Baja California, es decir, la manera en que se pobló la península después de 1768, el año de la salida de los misioneros jesuitas, es un tema que ha sido poco estudiado.Está bien para ser más precisos, explicando que por la colonización secular nos referimos a la permanente establecimiento de núcleos humanos en Baja California, independientemente de los misioneros y, aparte de la colonización misionera, que consistió en el poblamiento de la península a través de los centros de misión. Ambas formas de colonización estaban estrechamente relacionadas entre sí, de modo que si uno no se puede entender, se hace referencia a la otra. Por esta razón, antes de entrar en detalles sobre lo secular, vamos a presentar una breve descripción del concepto de misión.

Como es sabido, la red de los jesuitas de las misiones, que dirigió durante siete décadas, se inició en 1697 a través de la superposición de ellos obstinadamente en la tierra inhóspita. El régimen que se establecieron en esta región aislada tenía una fisonomía peculiar en que se hizo hincapié en puntos de vista teocrático, ya que los jesuitas eran la autoridad suprema en asuntos temporales y espirituales. 1 De esta manera fueron capaces de estructura de las misiones, las directrices que aspiraba a crear un único al cristianismo, ya que introdujo de trabajo comunal de la tierra. Los indios hicieron su trabajo agrícola en los grupos, y el producto de su trabajo se dividieron en común, todo ello bajo la administración de los misioneros. 2 Esto creó un tipo especial de tenencia de la tierra, que puede ser llamado "posesión misional," como siempre consistió en un estado del ser, ya que no existía ninguna concesión real de la tierra o algo similar dando el título de propiedad a las misiones, sino que poseían áreas mediante la ocupación de ellos. 

Cabe destacar que la falta de producción de alimentos en los centros de misión causados ​​por las áridas tierras de los jesuitas obligado a adoptar un sistema de alternancia de las visitas de los indios de las misiones. Un grupo estaría en la misión de siete días, y luego partir hacia las montañas con el fin de dar cabida a otro grupo. 



Por otro lado, temiendo que los indios evangelizados podría recibir influencias perturbadoras, los jesuitas se opuso, en la medida de lo posible, el asentamiento regional de personas con independencia de la red de la misión, y, a excepción de algunos casos de los mineros y ganaderos que lograron infiltrarse en , en términos generales, que ejerce un monopolio de celos sobre la tierra. 5 Las limitaciones impuestas a la colonización secular produjo serios conflictos con particulares y autoridades, especialmente en el último período jesuítico. El empleo de diversos argumentos, sino que también se negó a dar los derechos de propiedad de la tierra a los indios.



Por estas razones, las misiones constituyen una excepción en el marco de la Nueva España, y contuvo el crecimiento de las ciudades peninsulares que consta de españoles e indios que pagaban tributo a la Corona. También, la población india que sufrió el sistema de misiones se redujo considerablemente. 

Se calcula que antes de la llegada de los misioneros había más de 40.000 indígenas en la península y, en 1768 cuando se fueron, se mantuvo cerca de 7.000 indios evangelizados. Así, por causas aún no suficientemente explicado, el período de los jesuitas vieron la paradoja dramática de la aniquilación de los indígenas de California, precisamente, el objeto del fervor de los seguidores de Loyola.

Por motivos políticos en España, en 1767 la expulsión de los jesuitas de todos los dominios del rey de España fue decretada. 


Esto se explica en parte por la monarquía absoluta consolidada en España en el siglo XVIII, cuando los Borbones llegaron al trono. La centralización estricta de poder que logra crear una atmósfera en la que la Compañía de Jesús, con propiedades en diferentes países y miembros de diversas nacionalidades, con razón o no apareció sospecha de no ser leales al Rey. 



Tras la expulsión de los jesuitas de Baja California, las autoridades virreinales establecido un nuevo orden de poder secular para que los franciscanos, que llegaron a hacerse cargo de las misiones, fueron objeto. Ya no el control exclusivo de la tierra, sino que las autoridades seculares promovió el asentamiento de los particulares, independientemente de las misiones. 


Una influencia decisiva y personal en la introducción del nuevo estado de cosas se hizo sentir en la intervención de la Asamblea General el visitador José de Gálvez, que llegó a las costas de California el 6 de julio de 1768, con el apoyo amplio del virrey para la promoción de la las reformas se considere necesario.
Página 83. 
La página del título a lo que es, probablemente, 
el título de propiedad expedido por primera vez
en Baja California. 

Se le dio a Hilario Carrillo
el 12 de agosto de 1768. 
Gálvez era una persona muy interesante, pero cuya importancia en el desarrollo histórico de Baja California ha pasado por alto. Él era un dignatario del Consejo Real de Indias y su filosofía era la de la Edad de la Razón. Esta lógica se muestra su profunda fe en la reorganización completa de la sociedad por medios racionales. 

Maquina Astronómica San José del Cabo, 1767
Dibujo de Alexander Jean Noe 

Se puede demostrar que Gálvez era un anti-jesuita y que tenía una gran libertad de iniciativa. Él nunca dudó en proteger a la Corona, y como resultado le dio mayor prioridad a los intereses reales que a otros. Cuando Gálvez llegó a la península de su función principal era enviar dos expediciones hacia el norte para colonizar lo que más tarde se llamó Nueva o Alta California. Sin embargo, una vez que aterrizó se apoderó de él con el pensamiento de la creación de posibles, sin obstáculos, una nueva sociedad basada en sus ideales.

Una de sus primeras reformas, dictada el 12 de agosto de 1768 en real de Santa Ana, modificar las condiciones existentes de propiedad de la tierra. El objetivo general de este decreto fue la creación de nuevas ciudades basadas en el sistema español, lo que disminuye la importancia de las misiones. 

En el Archivo Histórico se encuentra un título que muy posiblemente puede ser el primero emitido en las Californias. Tiene que ver con una donación de terreno ubicado en Todos Santos, que José de Gálvez dio a Hilario Carrillo el 12 de agosto de 1768. 







Las órdenes datan exactamente el mismo día, y la subvención que establece Gálvez presenta: "De acuerdo con las condiciones que me he acordado de mis pedidos para esta fecha. " Es decir, tan pronto como se firmó las órdenes, Gálvez le concedió el título de Carrillo, y puesto que no puede haber sido cualquier otro título antes de la orden, se puede deducir que Carrillo es el primero.


A pesar de los esfuerzos de Gálvez, sus decretos y concesiones de tierras no pudo crear el mundo utópico que imaginaba. Las ciudades de españoles e indios con la que soñó nunca tomó forma. La prosperidad que él predijo que no se alcanzó. Por el contrario, las condiciones de miseria para que los jesuitas fueron muy criticados continuar o ampliar fueron. Los indios, a pesar de su prohibición, que se vende los lotes que se les dio a ellos y continuaron sus andanzas hambre en las montañas, ya que no se convirtieron en el Gálvez ciudadanos occidentales la esperanza de crear. Gálvez, entonces, renunció a su esperanza de crear una nueva sociedad en California, de acuerdo con sus ideales filosóficos. Poco después de salir de California, se cayó "víctima de una enfermedad que lo privó de sus facultades mentales." 12 Al parecer, los nueve meses que pasó en la península eran intensamente inquietantes psicológicamente.


Sin embargo, hay que reconocer que en ciertos aspectos Gálvez hizo contribuciones importantes a pesar de las opiniones de algunos historiadores. Definitivamente, introdujo la propiedad privada de la tierra, y, a pesar de sus órdenes del 12 de agosto 1768 no tuvieron éxito en la creación de ciudades con todas las características propuestas, en la práctica se convirtió en la norma legal por la cual los títulos de propiedad fueron autorizadas por un período de 60 años , ya que ninguna otra ley se conoce en esta región hasta 1830. Además, por medio de las expediciones que envió a la Alta California a partir de la península del sur inició la colonización allí. 

Los franciscanos fueron los encargados de las misiones a la izquierda por los jesuitas durante cuatro años, que data de 1768. Ellos fueron sucedidos por los dominicanos que se quedaron en la península durante 80 años, tiempo durante el cual fundaron algunos centros de la nueva misión en el norte. En realidad, las dos órdenes logró lo que el misticismo de los seguidores de Loyola no lo hizo. 

Bajo su dirección, las misiones funcionaban bajo el mismo sistema económico que fue creado por los jesuitas:. De trabajo comunal de la tierra por la alternancia de las visitas de los indios, esto debido a que sigue siendo imposible alimentar a todos de forma continua en el Centro de Misión 13 Por esta razón, el proceso de la extinción de los pueblos indígenas y la consiguiente disminución de las misiones continuaron.

Aparte de vida de la misión, la colonización secular fue ampliando lentamente a través de un número considerable de títulos de propiedad que las autoridades locales autorizados conforme a las instrucciones de Gálvez, medidas que no fueron particularmente agradables para los dominicanos, ya que no miró con agrado a los propietarios de la propiedad privada. Cuando México se independizó de España, el nuevo régimen comenzó a esbozar su política de colonización. La Ley de Colonización 14 comenzó a aplicarse en la península en 1830, y se fundamentaba en la fabricación de las tierras fiscales disponibles para la propiedad privada. Esto aumentó el número de propietarios de tierras, que utiliza las tierras que recibieron para la agricultura y la ganadería. Estos propietarios privados fueron más tarde a ser la clave para la población definitiva de Baja California. 


Para lograr este objetivo, Gálvez presentó a la propiedad privada de la tierra. La tierra fue dada sin costo alguno a los soldados apostados en las misiones y en general a cualquier español de buen carácter moral. Para adaptarse a esta nueva reforma agraria, las tierras necesarias fueron tomadas de superficie propiedad de las misiones. En el texto de su decreto, Gálvez estaba tan absorta en los detalles que él ordenó específicamente que "todos los colonos deben tener ... dos ejes, un hacha, un martillo, un machete, cinco carneros, cinco gallinas y un gallo." 9 La siguiente mes de octubre se publicó otro decreto llamando a la civilización de los habitantes indígenas de acuerdo a la manera occidental. Como se ilustró anteriormente, Gálvez tenía planes detallados que incluía a los indios, y, en consecuencia trató de convertirlos en ciudadanos mediante la eliminación de ellos de la tutela de los misioneros. 

Para lograr este objetivo, Gálvez ordenó la formación de los pueblos indios similares a las españolas, por lo que los indios recibieron la propiedad privada para uso de viviendas y cultivos. La única restricción que puso sobre ellos era que se les había prohibido la venta de la tierra. Gálvez cree que con esta acción los indios se establecen, poniendo así fin a su vida semi-nómada. También recomendó que los indios aprendan algún oficio útil, y que se les permita trabajar en las minas y realizar buceo de perlas, las actividades previamente prohibido por los jesuitas.

Boleita y atacamita de la mina Boleo
(tamaño: 5,2 x 4,2 x 3,0 cm) 
Diligencia, Gálvez procedió a conceder concesiones de tierras, y las respectivas concesiones se pueden encontrar en el Archivo Histórico "Pablo L. Martínez", ubicado en La Paz, Baja California Sur. Los gráficos de análisis que acompaña describen las concesiones otorgadas entre 1768 y 1772, período en el que Gálvez y otras autoridades se están emitiendo.


Fueron los mexicanos naturalizados y personas de sangre mezclada, en lugar de los indios y los indios continuaron en la misma pobreza cultural de los que sufrieron con la llegada de los primeros misioneros. Víctimas de su incapacidad para adaptarse a las costumbres europeas, muy susceptibles a la sífilis y otras enfermedades, fueron condenados a la extinción. Con ellos, los centros de misión también llegó a su fin, pues es evidente que sin los neófitos, que no era posible tener las misiones.

La colonización definitiva de la península, entonces, el trabajo de los ciudadanos naturalizados, descendientes de los soldados españoles, los marineros, los agricultores y ganaderos que habían estado en la región desde la época colonial. También fue el trabajo de los mestizos, las personas que fueron el resultado de las mezclas que se originan en la parte continental del país, pero sin ninguna relación de sangre con los indígenas de California, ya que siempre constituye un sector aparte. 



Estos californianos nuevo Baja se dedicaron a la ardua labor de la agricultura o la ganadería en las tierras ásperas, grosero de la península, y se congregaron en las áreas pobladas que fueron originalmente fundadas por los misioneros. No formaron núcleos de población totalmente nuevo, sino que sustituyó a la antigua misión de los centros de una manera nueva y secular. Así, vemos que la colonización misión, que introdujo la cultura occidental a finales del siglo XVII, con el tiempo dio paso a la colonización secular de las tierras de los antiguos habían ocupado. Por esta razón, la península tiene el sabor especial de las misiones, además de la presencia fuertemente sentida de los hombres forjados por una tierra áspera, que debe dar sus frutos con generosidad cuando se trabaja con perseverancia.



NOTAS AL PIE
1. Para un amplio estudio de la organización de la misión de ver: Ignacio del Río, El Régimen Jesuítico de la Antigua California (México: Tesis Profesional, UNAM, Facultad de Filosofía y Letras, 1971).

2. Miguel del Barco, Historia Natural y Crónica de la Antigua California , edicion y estudio preliminar de Miguel León-Portilla (México: UNAM, 1973), pp 324-325.

3. David Piñera Ramírez, La Tenencia de la Tierra en Baja California. De la Época prehispánica un 1888 (México: Tesis Profesional, UNAM, Facultad de Filosoffa y Letras, 1975).

4. Ignacio del Río, El Régimen Jesuítico , p. 64.

5. Archivo General de la Nación, Provincias Internas , 7, f.73-v/75.

6. Expediente formado Por El Capitán Rivera y Moncada en Relación al Litigio de 1766. Archivo General de la Nación, Provincias Internas , 7, F.69-94, f.72.

7. Ernesto Lemoine Villicaña, "Evolución demogrifica de la Baja California", Historia Mexicana , IX (octubre-diciembre, 1959), págs 249 a 268 y 252. Por otra parte, Francisco Xavier Clavijero, Historia de la Antigua o Baja California (México: Editorial Porrúa, SA, 1970), p. 23

8. Este concepto es más plenamente expresada en: David Piñera Ramírez, La Tenencia de la Tierra en Baja California , pp 107-130.

9. La instrucción aparece en: Ulises Urbano Lassépas, Historia de la Colonización de la Baja California y el Decreto de 10 de Marzo de 1857(México: 1859), pp 189-192.

10. Archivo General de la Nación, Provincias Internas , 120, 1 °. de octubre de 1768, fs. 64-69.

11. Archivo Histórico "Pablo L. Martínez", de La Paz, Baja California Sur, Ramo de La Colonia, 1768-1821 , Aspecto Económico, legajo 9, documento 1.

12. Ignacio del Río, "Los Sueños Californianos de Don José de Gálvez", Revista de la Universidad de México , XXVI (Número 5 Enero de 1972), p. 17.

13. Fray Luis de Sales, Noticias de la Provincia de California . 1794, Madrid (Colección Chimalistac, 6) José Porrúa Turanzas, 1960, pp 35, 148.

14. La ley fue promulgada el 18 de agosto 1824, pero no entren en vigor hasta el 21 de noviembre 1828 y no ha recibido en las Californias distantes hasta 1830. Para los términos de las leyes, véase: Francisco F. de la Maza, Código de Colonización y Terrenos Baldíos de la República Mexicana, años 1451-una 1892 (México: 1893).

Un ciudadano mexicano, es el Coordinador del Centro de Investigaciones Históricas de Tijuana, México, que es patrocinado por la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Autónoma de Baja California. Piñera obtuvo una maestría en Historia por la UNAM, donde también ha cumplido con los estudios para un doctorado Uno de sus principales campos de interés es la historia de la tenencia de la tierra en Baja California. El artículo publicado aquí se presentó en mayo de 1976 en el Simposio XIV de la Asociación Cultural de las Californias en Tecate, México.

HISTORIA DE SANTA ROSALÍA 
EN BAJA CALIFORNIAPor María Eugenia B. De Novelo Milton Fintzelberg 
Premio del segundo lugar San Diego Centro de Historia de 1988 del Instituto de Historia.

Santa Rosalía, Baja California, tuvo sus inicios cuando un ranchero llamado Jose Rosas descubrió curiosa pellets redondo de color verde en sus alrededores en 1868. Interesadas en su posible valor, los envió a Guaymas para ser analizados a través del capitán de un barco que operó con, y la respuesta fue rápida. Dos alemanes, G. Müller Blumhardt y Julio, pagó 16 pesos Rosas para revelar el lugar y comenzó la prospección de inmediato.

Después de dos años que muchas otras empresas habían declarado afirma, sin embargo, Guillermo Eisenmann y Valle Eustaquio logrado fusionar la mayoría de las concesiones otorgadas a otras pequeñas empresas que habían estado trabajando en la zona desde 1870.

Mayor interés se despertó en 1883 cuando se descubrió oro en Las Palomas, la creación de una fiebre del oro en torno a Calmallí. Debido a esto, en 1884, una comisión fue enviada por el gobierno mexicano para explorar los recursos minerales de Baja California. Esta comisión llevó a cabo extensos estudios y determinó que 1,870 a 1884, 42.000 toneladas de cobre había sido extraído y, hasta julio de 1884, de 6.000 onzas de oro se había producido. 

En ese año Eisenmann y Valle estaban operando una compañía minera de cobre llamado El Boleo (después de la palabra española para las pastillas que contienen cobre). La empresa supone once minas con una buena red de túneles y galerías ubicados en los campamentos mineros llamado Santa Rosalía, Providencia, Purgatorio y Soledad.

Un centenar de indios yaquis, traído de la cárcel de Guaymas fueron los primeros trabajadores a excavar el mineral, y el mineral se ha sacado de las minas en sacos de cuero llamado "tanates". Muchos yaquis más que ser llevado en el tiempo de vivir en los cuarteles y siguió siendo una fuerza laboral importante.

DIA DE PAGO EN LA EMPRESA EL BOLEO 1910
Desde 1872 el cobre había comenzado a ser exportados a Europa, principalmente a Swansea, Inglaterra. 5 Debido a esto, y sin duda también a la fiebre del oro, el interés surgió en Europa para encontrar más información sobre la ubicación, y en 1883 dos franceses llegaron a reconocer el terreno. Uno de ellos fue el profesor M. Fuchs de la Escuela de Minas de París, y el otro, M. Cumenge, era un ingeniero de honor del Cuerpo de la Minería. 6
IGLESIA DE SANTA BARBARA 1898 


Se calcula que 700.000 toneladas de cobre de 12% de pureza existentes en el suelo, con una duración de explotación de 50 años. Debido a este estudio, la Casa de Rothschild-que entonces monopolizaban el mercado mundial de minerales comprados industrial de Eisenmann y Valle de sus concesiones, y el 16 de mayo de 1885, se formó en París la Compagnie du Boleo, con un capital de 12 millones de francos financiados por el Banco de Mirabeau.


El gobierno de Díaz quiso disipar la influencia de la inversión de capital mucho en México por los Estados Unidos, y tenía los ojos de Europa como un lugar de desviar sus relaciones comerciales internacionales. A pesar de que aún había cierto resentimiento debido a la invasión francesa de México en 1864, los tiempos habían cambiado lo suficiente como para permitir que las negociaciones con Francia.



La empresa iba a ser exentos de todos los derechos de aduana y los aranceles de importación y exportación de combustibles hasta 1942.Los empleados también estaban exentos del servicio militar o civil. Por otra parte, la concesión original constaba de kilómetros cuadrados, más 46 kilómetros cuadrados de pastos en el sur de las minas. Conforme pasaba el tiempo, las extensiones se agregaron otros hasta que la tierra que participan un máximo de 2.317 millas cuadradas. 7

La compañía que dirige todos los negocios desde sus oficinas en la calle de Provence, París, San Sansome, San Francisco,. En Santa Rosalía y más tarde, en Tacoma, Washington. Los directores y los ejecutivos principales siempre fueron franceses, aunque en el tiempo, una vez que el personal mexicano habían sido entrenados, muchos de ellos tuvieron la oportunidad de participar en trabajos de mayor rango.

Así fue que a los 27 ° 25 'de latitud norte y 112 ° 20' de longitud oeste, con vistas al Mar de Cortés magnífica, un rectángulo de tres por cinco millas fue elegido para su concesión minera, entre el mar y una falla geológica que constituye una inmensa llanura de "una regularidad asombrosa, ligeramente inclinado hacia el mar y marcado por cañones grandes perpendicular desde 100 hasta 400 metros de ancho, corriendo hacia la costa." 8 las vetas que se desarrolló confirmó sus nombres grandiosa y desgarradora de la Providencia, Purgatorio, Soledad y el infierno.

En 1886 los franceses habían comenzado a construir su centro principal de operaciones en el cañón de la Providencia, llamando al pueblo de Santa Rosalía, después de que el arroyo que pasaba por allí y la Misión de Mulegé.

En el otro lado del golfo, 98 kilómetros de distancia, era el puerto de Guaymas, con una población de 15.800, 9 y es importante porque el ferrocarril que venía de Laredo, Texas, terminó allí, mientras que al sur es otra línea vinculada a Mazatlán y Manzanillo. En Baja California las ciudades más cercanas son San Ignacio en el norte y el sur de Mulegé, pero éstos no equivalen a 1.000 habitantes combinados.Claramente, Guaymas era y sigue siendo la base importante para el desarrollo de Santa Rosalía.

De repente, la tierra explorada por los jesuitas en el siglo 18, abandonada por sus habitantes nativos, debido a la cantidad de muertos que sufrían de enfermedades contagiosas contratados de otras razas y de los efectos de otra cultura, se puso en conmoción por el nuevo interés que unidos con Europa.El primer director fue oportunamente Cumenge M., quien en 1883 había explorado la propiedad y establecer la baja las estimaciones que sirvieron de base para la empresa. Con él llegaron sus compatriotas de Francia, que trabajó en los objetivos del Boleo con la disciplina y la energía. Barcos llegaron continuamente desde Europa llevando rieles, motores, vagones de ferrocarril, otros tipos de vehículos, y una planta eléctrica. De Canadá y Oregon, numerosos envíos de madera eran descargadas.

Estrechas calles fueron trazadas, así como a sus lados el mechón de América del Norte se convirtió en pequeñas casas para los mineros y otros empleados. Visible desde el abismo, hacia el norte y en un nivel superior, se Mesa Francia, donde los directores de la compañía vivido. Al sur estaba el barranco de México, donde los empleados mexicanos y los mineros se establecieron, y donde las costumbres y las oficinas de rentas internas se encuentra. A lo largo de la costa, entre la Mesa Francia y el puerto, se construyó la planta eléctrica, patio del ferrocarril, talleres y edificios de almacenamiento de maquinaria. 10





La ciudad fue dividida en cuatro partes diferenciadas: Santa Rosalía, con once calles y cuatro avenidas Providencia, Purgatorio y Soledad, cada una con una escuela, un almacén y las instalaciones mineras.

En 1886 el primer horno estaba trabajando, mientras a su alrededor una impresionante infraestructura se está consolidando. 11 El agua fue traída desde Arroyo de Santa Águeda, 22 kilómetros al sur, por las tuberías de seis pulgadas, y los pozos fueron excavados para proporcionar a los diferentes municipios.

Con el tiempo, dos espigones de bloques de escoria de hasta media tonelada cada uno, fueron construidos para formar un puerto. Cuando se terminó en 1922, tenía una superficie de 40 hectáreas de agua potable, con tres muelles, donde hasta seis barcos podían atracar.

Cuando los indios yaquis ya no eran suficientes para trabajar en las minas, el sistema clásico de la era de Díaz le siguió. Los empleados fueron reclutados a través de anuncios en los periódicos de Mazatlán, Guaymas y Topolobampo. Los contratistas se les pagaba dos pesos por cada hombre empleado, y que fueron enviados a los puertos de forma que Santa Rosalía en los barcos de vapor Korrigan II, Carlos Pacheco y Curazao . Los contratistas que ofrece condiciones ventajosas, pero entregó la dura realidad.

La vida en Santa Rosalía estaba lejos de ser agradable, y la rebelión entre los mineros se produjo muy pronto. Se quejaron de las terribles condiciones, inseguro. Asignación de agua por familia llegó a un cubo de un día y tuvieron que pagar por ello. En el documento de Mazatlán Correo de la Tarde, una carta abierta apareció 19 de mayo 1899 denunciando los malos tratos recibidos y asesorar a aquellos que quieran migrar a las minas que no lo haga. 

SANTA ROSALIA 1917 
Muy pronto la empresa comenzó a agregar más agua a la ración diaria. Esto, además de servicios médicos para ser libre. Debido a la falta de trabajadores mexicanos dispuestos a emigrar a Santa Rosalía, en 1903, la empresa contratada por 2.000 japoneses. De los primeros 500 que llegaron, sólo 50 se quedaron. El resto de la izquierda, en protesta por el peligro de las explosiones constante de los gases en las minas. Neverthless, poco después, 432 japonesas se las arregló para quedarse. En ese mismo año 3000 China se unió a la fuerza de trabajo.

Puerto de Santa Rosalía 
Pocas ciudades han conocido como los máximos y mínimos demográficos bruscos como Santa Rosalía. En 1887 había alrededor de 4.000 habitantes, en 1900, 8269, de los cuales aproximadamente 200 eran franceses. En 1905 la población había disminuido a 6.568. El cólera, la fiebre amarilla la tuberculosis y la fiebre tifoidea causó una crisis de población de 1901 a 1903, periodo en el que 1.209 muertes se produjeron en tres años. Esta triste estadística da una idea de las malas condiciones de salud que prevaleció. Sin embargo, hacia 1910 la población había aumentado a 10.172. De éstos, 4.100 se encontraban trabajando en El Boleo.

A causa de las epidemias, los médicos franceses fueron traídos en 1903, y para 1905 había cuatro médicos, una estación de enfermería, un enfermero, una enfermera de la mujer y los farmacéuticos dos. En esa misma década un hospital con 18 camas, construido, y los médicos de otras nacionalidades comenzaron a llegar. 16 Dado que no había sistema de alcantarillado, un vagón cisterna pasó diariamente para recoger los depósitos de cada casa, la carga se llevó a cabo y se deposita de la ciudad. Cuando por alguna razón, la colección no, el hedor era insoportable. Veinte años han transcurrido y aún la poca agua que tenían, había que tener en cubetas a las casas.

El clima, con temperaturas de 56 ° a 62 ° F. de octubre a abril, y 80 ° a 92 ° F. de mayo a septiembre, con apenas 0.04 pulgadas de lluvia por año, sumado al estrés de la vida y el trabajo. El humo de las chimeneas cayeron sobre la ciudad, haciendo que los ojos pican, y pegado a la garganta con un sabor dulce.

De 1890 a 1899 El Boleo fue el principal productor de cobre en México. Más tarde, a pesar de que es sumamente importante, que ocupó el segundo lugar a las minas de Cananea, Sonora.

La profundidad de las minas varió entre 160 y 515 metros con un total de 78 kilómetros de galerías en 1906. Todas las excavaciones fueron hechas a mano y el costo de remover el mineral era un franco por tonelada. 17

En 1896, 56.199 toneladas de cobre se había producido. 18 En 1905, la extracción se elevó a 261.000 toneladas. En 1907 hubo una crisis cuando los precios del cobre cayeron, pero para 1910 la producción alcanzó más de 366.000 toneladas. Ambos 1910 y 1913 fueron de todos los tiempos pico de años, con 13.000 toneladas de cobre puro se produce en cada uno. Los ingresos brutos en 1912 llegó a 380.000 libras esterlinas. De 1900 a 1912 la empresa obtuvo ganancias de 25 a 200% al año. 20

Para realizar esta enorme producción de todas las minas estaban conectadas a la fundición por ferrocarril. El mineral se carga en los vehículos, los cuales se vaciaron en la fundición, donde diez furgones de 150 toneladas de capacidad cada uno había estado trabajando desde 1901 y fueron reemplazados por otros de mayor capacidad en 1906. La fundición había cuatro grandes ventiladores Connersville impulsado por dos motores de 175 caballos de fuerza. 21 

Agua para las camisas de agua destilada, se forma el mar y se bombea de las cisternas subterráneas a un ritmo de 10.000 galones por minuto por un motor de 250 CV. Escoria, cuando se enfría, se vació por locomotoras eléctricas en el mar, perder el color de negro. 

El procesamiento final producido "cobre blister" lingotes de 20 x 2 x 6 pulgadas, que se exportaban a Falmouth, Inglaterra, en el principio, y más tarde a Estados Unidos para ser refinado el proceso electrolítico. 22

Los generadores fueron impulsadas por cuatro motores de vapor, y toda la energía eléctrica provenía de la planta central en Santa Rosalía.23 Además de la electricidad industrial, la planta siempre actual de 1.500 bombillas y lámparas de arco de 65. 24 Después de la Ciudad de México, Santa Rosalía fue la segunda ciudad de México para tener electricidad.

Don Arturo Meza, quien trabajó como jefe de electricistas de la empresa hasta que se cerró, testimonio de las excelentes instalaciones eléctricas que la empresa corrió con un máximo de fiabilidad y calidad.

En un primer momento una gran parte de todos los comestibles vino de Sonora o los Estados Unidos y Francia, incluso. Pero pronto se desarrollaron otras fuentes. Cuando la concesión de tierras fue aumentada a 2.317 millas cuadradas, en gran parte se destinó a la agricultura. Es ampliamente reconocido que bajo la dirección de Ernest Michot la empresa tenía un gran impulso. 25


SANTA ROSALIA 1894 

Uno de los puntos de Santa Rosalía en la actualidad es la pequeña iglesia de Santa Bárbara. Acerca de 1896, un grupo de señoras-preguntó la señora Laforgue que interceda ante su marido, el director de la empresa, la construcción de la iglesia católica. Estuvo de acuerdo, pero cuando salía para Europa el tema se pospuso. Sin embargo, en Bruselas, en 1897, se encontró con una iglesia diseñada por Gustave Eiffel para África, de metal, porque la madera fue devorada por las hormigas blancas de ese continente. Por alguna razón, no había llegado a su primer destino, y cuando lo vi Laforgue lo compró y lo envió a Santa Rosalía.

El primer bautismo en la nueva iglesia se celebró el 2 de enero de 1898, por el Padre Juan Rossi, un sacerdote italiano que había llegado de las Indias Occidentales, donde la Casa de los Rothschild también tenía intereses. Por lo tanto, de sus antípodas, un sacerdote italiano y una iglesia belga se reunió en una remota ciudad minera mexicana a cargo de una empresa francesa. 26

Si de alguna manera existía una relación cordial entre la empresa y los colonos, en otros hubo una buena cantidad de tensión entre los mineros y los directores. Los salarios eran bajos y los hombres fueron acusados ​​de multas por transgresiones tales como no informar a recoger su paga a tiempo, para hablar de sus jefes, o de los cuarteles que ocupan sin permiso. Por otra parte, en un principio, fueron acusados ​​por el petróleo que se consume en las minas a la luz en su camino.

Santa Rosalía Carnaval 1907 
"Movimientos Ordenes de Guerra" 1918
En 1905, un centenar de hombres se rebelaron y exigieron su pasaje de regreso a Mazatlán. La empresa convenció a 50 para volver al trabajo, despachó a 47 a Guaymas y se envía a los tres líderes a la cárcel en Mulegé. 27

Este tira y afloja continuó a lo largo de los años con muchos altibajos, y cobró impulso después de la Revolución Mexicana de 1910-1917 terminó. 

Desde Santa Rosalía estaba tan estrechamente vinculada con Guaymas, era inevitable que las repercusiones del conflicto que debe extenderse a través del abismo. Los hombres de Pancho Villa tomó dos veces el puerto y en 1914 se dio la bienvenida, incluso con una orquesta en el rompeolas. 

Pero en 1917 Venustiano Carranza se había convertido en presidente de México, un nuevo orden se imponía, y todas las concesiones a los extranjeros fueron puestos bajo escrutinio. 

La empresa alegó que estaba perdiendo dinero debido a la caída de los precios del cobre, y querían reducir los salarios. 28 Esto no fue permitido por el gobierno, pero tampoco se levantaron, como los mineros habían exigido. Sin embargo, el gobierno comenzó a aplicar aranceles en el cobre exportado por la Compañía del Boleo.

La revolución también afectó a la situación demográfica. En 1918, Santa Rosalía tenía 11.660 habitantes, de los cuales 3.228 trabajaban en El Boleo, pero en 1919 sólo quedaban 5.916-1.539 de los cuales trabajaban para la empresa. Este espectacular descenso se debió a una migración en masa a la zona alrededor de Mexicali, donde los campos de algodón se había abierto a los colonos por el coronel Esteban Cantú, Gobernador del Territorio Norte de Baja California. 

Es importante tener en cuenta que el sistema escolar en Santa Rosalía había pasado de las casas de la escuela original de cuatro. En 1917, 1.273 niños asistieron a clases y una gran escuela había sido construida, que hoy se erige como el Ayuntamiento. Una escuela secundaria que no existía hasta 1940. Antes de eso, los estudiantes tenían que ir al continente para continuar su educación. 30 Sin embargo, es sorprendente ver cómo el pueblo de Santa Rosalía, algunos con sólo una educación de escuela primaria, creció con una capacidad de expresarse con fluidez y corrección, tanto oralmente como por escrito.

Desde sus inicios dependía de Santa Rosalía en el mar. Los barcos que trajeron de coque como combustible regresó a Europa cargados con madera de Oregón, el trigo y el guano de Washington de América del Sur. Además de este tráfico exterior, la empresa opera su propia flota, que a través de los años consistió en Korrigan I, II, III y IV . De servicio del puerto había una draga, cinco grúas de torre, ocho barcos de hierro, cuatro barcos de madera y tres canoas. 

La compañía también se emplea el vapor americano Jim Butler, y la Providencia. En 1917 adquirió el Argyll (más tarde llamado San Luciano ), que lleva combustible para la fundición de coque cuando no se hizo más largo de Alemania. El viaje a San Francisco tomó alrededor de seis días. Cada diez días se produjo un barco con destino a Europa. 31 

Dos barcos se recuerdan hoy con especial interés: el Selene, una nave de Inglés, que encalló y no pudo ser reparado, y que más tarde se convirtió en un lugar de almacenamiento, y el IV Korrigan, . que tenía la particularidad de desplazarse a un lado 32 

Sentimientos que han corrido de alta al llegar a los viajeros que entran puerto vio la silueta de la Mesa Central Hotel en Francia. Este edificio, al igual que todos los edificios residenciales para los directores, estaba hecha de madera, de una amplia "V" invertida techos, simple y funcional, con un techo de porche sombreado de ventanas rectangulares a su alrededor. A partir de ahí, el espectador podía ver en las filas de casas de madera modesta en los niveles inferiores, y el puerto. Lejos de Francia y las cosas refinadas su nombre implica, Santa Rosalía debe haber parecido como un destierro. 

Para preservar el decoro de la empresa exigió que sus directivos llevan abrigos negro cola para todas las ocasiones formales, y para preservar la moral alta, tres bailes se organizaron cada año: Año Nuevo, sábado de Carnaval y Día de la Bastilla (14 de julio). 

A pesar de que era la política manifiesta de la empresa que sus empleados no se casan los mexicanos, el amor ha triunfado una y otra vez. 

La gente de Baja California fueron cordiales, y los inmigrantes de Sonora y Sinaloa fueron de buen humor y expansivo, por lo que Santa Rosalía se convirtió en un lugar dinámico y versátil. Su gente le encantaba la música, formaron sus propias orquestas, e incluso los llevó a días de campo o al puerto para recibir barcos y parece que se retiraran. 

Santa Rosalía fue un lugar de contrastes y situaciones enfrentadas. Tenía un telón de fondo cicatrices de las colinas de cobre, una playa de negro teñido, sedas francesas, perfumes finos, de cristal, los vinos de Burdeos y el aceite de cocina Duret, compartiendo la escena con tortillas de harina, langostas gigantes, orejas de mar y polvo de la chimenea. 

Para estar en Santa Rosalía era algo. Tenían un teatro donde se mostró cine francés, pero con el de Soledad, que llegó a decir y "hola" a un burro que pasa, porque además de que nada pasa hasta el día de pago-una vez al mes, cuando se hizo tamales y los hombres se emborrachaban.

"Atención Médica Francesa" 

Sin embargo, la ciudad llegó a estar implicado en los asuntos mundiales. En 1914 las flotas internacionales de Alemania, los Estados Unidos, Japón y Canadá han entrado en el abismo, supuestamente para ayudar a sus ciudadanos en caso de que se vieron afectados por la Revolución, pero en realidad hacer un reconocimiento de la zona debido a la situación mundial provocada por la tensión llegada de la Primera Guerra Mundial 34

A pesar de todas sus precauciones, una docena de barcos de vela alemanes fueron atrapados fuera de Mulegé y Santa Rosalía, cuando la guerra estalló en agosto de 1914. Durante años se balanceaba perezosamente en el ancla con sus tripulaciones descorazonado, que vivió a través de todo gracias a la ayuda de los alemanes de Guaymas que habían sido nacionalizados como mexicanos. Cuando terminó la guerra algunos de sus tripulantes se quedó en México, otros se fueron a los Estados Unidos, y el resto regresó a Alemania. No fue sino hasta 1921, más de dos años después de la guerra, que los barcos fueron expropiados y vendidos a diferentes empresas de transporte marítimo.



La década de 1920 estuvieron marcados por las luchas laborales por lo general expresado a través de los periódicos semanales del sindicato es, la década de 1930 por la instalación de cubos de cable realizado por ingenieros alemanes en 1935-1936. Estos cubos llevado minerales durante 11 kilómetros en línea recta desde San Luciano de Ranchería y después de horas de trabajo, que también llevó a la gente de ida y vuelta. Era el sistema funicular instalado por primera vez en América Latina.



Fuchs profesor había dicho que el mineral que hace 50 años y el tiempo le dio la razón. En 1938 la Compañía del Boleo se había convertido en la mayor parte de las minas a pequeños grupos llamados "poquiteros", mientras que se mantuvo a cargo de la fundición.

La empresa fue tomando medidas para cerrar, cuando la Segunda Guerra Mundial estalló. El cobre se necesitaba con urgencia por los aliados y la producción se aceleró. El sindicato prometió no hacer huelga y, a cambio de cada minero recibió 1.25 pesos diarios como un bono. 37 Cuando terminó la guerra los precios del cobre cayeron, y en 1945, 400 mineros fueron despedidos. Como si esto fuera poco, otro huracán golpeó en 1946, tan duro como el de 1931.

La producción se había reducido a un 4% a principios de la década de 1950. Era ineficiente, ya que algunas de las instalaciones eran más de 60 años de edad. La compañía compensa a los trabajadores restantes, entregó las casas de madera vieja, y el 1 de febrero de 1954, El Boleo fue cerrado. 39 Pedro Mahieux era el director francés que cerró la empresa-que algunos recuerdan con amargura, pero muchos más con ecuanimidad , además de los conflictos que, inevitablemente, trabajo y capital cara, había un calor de ricas relaciones humanas entre amigos, novios, compañeros de trabajo, y las familias.

Después de la izquierda francesa, la población se redujo a 4.000. La gente pensaba que la ciudad iba a morir, pero no fue así. El sindicato luchó para mantener las minas en marcha, alquiler de la fundición de sus propietarios, y muchas familias que habían emigrado devueltos.Sin embargo las cosas se waa duro, Japón y Alemania compró el cobre, pero los precios eran bajos.

En la década de 1960 la Compañía Minera de Santa Rosalía, que los trabajadores mexicanos formaron después de la izquierda francesa, se produce apenas 2.147 toneladas al año. 40 Pronto, el cobre se había ido y se decidió para procesar mineral de Chile y Perú. Entonces, el periódico semanal, El Independiente, denunció la nueva compañía por no distribuir beneficios correctamente.

La vida no fue fácil para Santa Rosalía, la falta de comunicaciones con el resto de la península había sostenido aparte. Para viajar a Ensenada o La Paz tomó dos días enteros en cualquier dirección cuando se va por tierra. Los viajes en avión fue esporádica y no comenzó con un programa semanal hasta la década de 1960.

En 1972, la nueva carretera transpeninsular se construyó pensado la ciudad, dándole nueva vida. A finales de la década de Santa Rosalía tenía 15.000 habitantes en el ferry de Guaymas estaba funcionando regularmente, y no había fábricas de conservas que procesa pescado.Sin embargo, la fundición estaba contando sus últimos días.

El gobierno federal dejó de todos los subsidios en abril de 1986, y todos los trabajadores de la fundición y el resto de los empleados administrativos fueron despedidos.

Claramente, Santa Rosalía, debido a la influencia combinada de la Sonora francés, y Sinaloa, era una ciudad diferente de los demás en Baja California. Moderadamente estructurado, construido para el trabajo duro y el trabajo duro sólo, logró elevarse por encima de su objetivo principal para convertirse en una pequeña ciudad completa que, con toda su simplicidad, los carnavales se siguen celebrando, eligió una reina cada año, las bolas organizaron, formaron orquestas de jazz , y superó una tormenta tras otra.

Hoy en día, el cobre, que inicialmente dio vida a Santa Rosalía se encuentra dispersa en todo el mundo. La Casa de los Rothschild puede haber drenado sus montañas, pero en la ciudad existe una entidad persistente que se negaba a morir.

Aquí y allá, en algunas casas se pueden encontrar reproducciones de Monet, Degas, Pissarro o Seurat ... recuerdos nostálgicos de una época pasada. Algunas partes de la fundición han ido desapareciendo lentamente, como si por arte de magia. Los cubos cable misteriosamente se fue, al igual que los carros de ferrocarril y hasta los rieles. Cada día algo más faltaba.

Antes de la última locomotora resto debería desaparecer, fue rescatada y colocada en el centro de un pequeño parque, frente al mar, donde hoy se levanta como un monumento a un pasado único y fascinante

El reloj de Pablo Garnier en la fundición, que comenzó a decir la hora en 1907, se ha detenido, nadie sabe cuándo. Pero el tiempo pasa inexorablemente, y Santa Rosalía, con su puerto de negro, sus colinas cicatrices, fundición fantasma y no estática locomotora. 7, es en sí mismo un monumento a una saga colonial y el espíritu a través del cual se vive

NOTAS
1. Ramón Cota Meza, Centenario de Santa Rosalía, 1985. p. 8, 11.
2. Joaquín M. Ramos, Informe sobre los trabajos realizados por la Comisión de Exploración de Baja California realizado en 1884, presentado a la Secretaría de Desarrollo, 1886, p. 9.
3. Ibid., p. 126.
4. Ibid., p. 128.
5. Ibid., p. 128.
6. León Diguet, Territorio de la Baja California . París-México, 1912. p. 28.
7. El cobre * Manual, p. 388.
8. Edmund Fuchs, Bulletin de la Societé géologique de Francia, XIV (1885-1886 & amp; amp;gt; París, p. 79.
9. Juan Manuel Romero Gil, Población y Fuerza de Trabajo en El Mineral de Santa Rosalía, "El Boleo" 1885-1920 . El Colegio de Sonora, octubre de 1985. p. 7.
10. Ibid., pp 29, 30.
11. León Diguet Territorio, p. 28.
12. M. Peyrot G, Un viaje uno de Baja California . Litorales editorial. México, DF 1968, p. 232. El Directorio Oficial de Minería de México, Vol. X. afirma que en 1908, 125.000 toneladas de mercancías fueron manejadas en los muelles y 7.250.000 de pies de madera de Oregón llegaron. En un año 500.000 toneladas de mineral fueron trasladados.
13. Juan Manuel Romero Gil Población, pp 8,9,10.
14. Ibid., p. 22.
15. Ibid., pp 4, 31, 32. Ver las estadísticas de los números 8, 9 y 10.
16. Leopoldo López y Luis C. Espinosa, Informe Rendido Sobre las CONDICIONES Que se encuentra en la Compañía "El Boleo" en Santa Rosalía, BC, 1917. p. 3.
17. El cobre Manual, p. 389
18. Ramón Cota Meza, Centenario, p. 22.
19. La Minera de México * Diario, agosto de 1913, p. 402.
20. Juan Manuel Romero Gil, Población, p. 36.
21. El cobre Manual, p. 389.
22. M. Peyrot, Baja California, p. 233.
23. El cobre Manual, p. 389.
24. Directorio Oficial Minero de México .
El Manual de cobre también establece que las máquinas de vapor generado 2.000 caballos de fuerza de los que 1.500 se transformaron en dos de 3 fases generadores de 500 kw, y dos de 3 fases generadores de 250 kw.
25. Ernest Michot al parecer se hizo cargo en 1909. No he sido capaz de definir con precisión el año. se enfermó y dejó alrededor de 1919.En 1908 y 1909, de acuerdo con Centenario de Santa Rosalía, 220 hectáreas se abrieron a la irrigación en el norte, en San Carlos, en Santa Agueda, había tambos, y en San Bruno 94 hectáreas de olivos, cereales y pollos. En San Marcos, 30 acres de caña de azúcar fueron plantadas, lo que produjo 3.800 libras de pan de azúcar.
26. Francisco de Antuñano, Centenario de Santa Rosalía, p. 165.
27. Juan Manuel Romero Gil, Población, pp.13, 14, 26, 27.
28. L. López y Espinoza LC, Informe, pp 4, 6, 7, 10, 11.
29. Juan Manuel Romero Gil, Poblacion, Estadística N º 9.
30. L. López y Espinoza LC, Informe, p. 4.
Unos maestros trabajaron para la compañía hasta 1935, cuando el gobierno federalizó toda la educación en la ciudad.
31. L. López y Espinoza LC Informe, p. 4.

32. Carlos V. Rosas Osuna, Centenario de Santa Rosalía, pp 146, 147. Korrigan I (1890) encalló en 1907. Korrigan II (1898) pesaba 289 toneladas. Korrigan III (1912) fue vendida en 1939. Korrigan IV (1938) fue vendida en 1965 a Ruffo Hermanos, de La Paz, Baja California.
33. Consuelo C. de Nopper, Memorias, "Razón Política", Revista, julio y agosto de 1986. Santa Rosalía.

UN Señora Consuelo C. de Nopper se casó con Auguste Nopper, quien dirigió la compnay hace 35 años, alrededor de 1919-1954. Es importante señalar que aunque la organización fue meticulosa, el trabajo era riesgoso, tanto en las minas y la fundición. El primero, como todas las minas, también eran sombríos. El "eje" de Guillermo tuvo una profundidad de 760 pies, y se dividió en dos niveles. Su torre se elevó 65 pies y las jaulas de hierro fueron operados por electricidad. En estas jaulas, hombres, animales y materiales de trabajo se fue arriba y hacia abajo. Las bombas instaladas para drenar el agua son insuficientes, las minas fueron sofocante durante el verano, y los mineros trabajaban con el agua hasta la cintura. Es claramente recordada por la señora Nopper que las mulas se arrojó al suelo y pateado con alegría al salir del pozo.



34. Roberto Gastelum Arce, Centenario de Santa Rosalía, Santa Rosalía, 1985, p. 124. Estados Gastelum había dos buques de guerra alemanes, el Nuremberg y Leipzig, cuatro destructores de EE.UU. y los cruceros de California y Albany, un barco japonés, el Idzimo, y uno de Canadá, el Allgerine .

35. Harold D. Huycker., Jr., a Santa Rosalía y más atrás, Newport News, Virginia, 1970. p. 378.

36. Carlos V. O. Rosas, Centenario, p. 106.
37. Consuelo C. de Nopper, Memorias, p. 10.
38. M. G. Peyrot, Baja California, p. 235.
M. Peyrot informes de que otro huracán golpeó en 1959. El puerto no se reparó hasta el 1965-1966.
39. Ascención de Dios Carbajal, Centenario de Santa Rosalía., p.131.
40. M. Peyrot, Baja California, p. 236.
41. Fedrico Campbell, Zeta, Tijuana, BC, 19 de diciembre de 1986.

BIBLIOGRAFÍA
Baja California al Día 1924. Aurelio de Vivanco.
Campell, Federico, Zeta , semanario. 19 de diciembre 1986. Tijuana, BC


Centenario de Santa Rosalía, Roberto Gastelum Arce, Edición del Gobierno de Baja California Sur 1885-1985.

Manual del Cobre, 1908 Boleo. Horacio J. Stevens, (Houghton, Michigan: Edición del autor). Tomo VIII (1908).

Diguet, León, La República Mexicana. Teritorio de la Baja California. Reseña Geográfica y Estadística .

El Directorio Oficial Minero de México, vol. X., 1908, México, DF

Documentos del Mineral de Santa Rosalía, Gobierno del Distrito Sur de Baja California, La Paz, Sección n º I.. 2649, 2591, p. 336.

Fuchs, ME, Bulletin de la Societé Gélogique de Francia, vol. XIV 1885-1886 . París.

Huycke Jr., Harold D., a Santa Rosalía y más atrás, Newport News, Virginia, 1970.

Informe Hecho por los Ingenieros Leopoldo López y Luis C. Espinoza Sobre las CONDICIONES Que se encuentra en la Compañía de El Boleo.Baja California . Inventario e indice de las misceláneas de la Bibliotecas Pública del Estado de Jalisco. Miscelánea # 792, Entrada no. 11.

La Revista Minera de México, julio y agosto de 1913. Ciudad de México. Periódico bilingue.

Nopper, Consuelo C. de, "Razón Política". Nos. 45 y 47, de 1986.

Peyrot, GM, Un Viaje a Baja California, litorales Editorial, México, DF, 1968.

Joaquín M. Ramos, Ingeniero de Minas. Informe respecto de Los Trabajos ejecutados Por la Comisión Exploradora de la Baja California El Año de 1884 - Presentado un SRIA la. de Fomento, 1886.

Romero Gil, Juan Manuel, Población y Fuerza de Trabajo en El Mineral de El Boleo 1886-1920 . Colegio de Sonora, octubre de 1985.

Saladino, Edouard, Bulletin de la Societé de Lindustrie Minérale, Minas de Cuivre du Boleo . Vol. VI (1892), Saint-Etienne, Francia.

Transacciones y publicaciones periódicas. La minas de cobre del Boleo . México. Federados Institución de Ingenieros de Minas, Londres, V. (1892-1893).

Un agradecimiento especial al Sr. Carlos V. Rosas para la colocación de su extenso archivo e invaluable a mi disposición, con el profesor Don Chaput, del Museo de Historia Natural de Los Ángeles, para compartir muchos documentos importantes en relación con El Boleo, y al Sr. Felipe M. Klauber para la edición de este artículo en Inglés.


Las fotografías son cortesía del autor.
A V I A D A BCS
HISTORIA GENERAL DE BAJA CALIFORNIA SUR - written by A V I A D A BCS , published at 14:38:00, categorized as HISTORIA
Comment disabled
Theme designed by Damzaky - Published by Proyek-Template
Powered by Blogger
-->